¿QUE HACEMOS?                                                                                                                                                                  ¿Buscamos quién nos quiera como somos? ¿Cambiamos en función de lo que creemos que quiere el otro?   ¿Dejamos que el orgullo  y/o las heridas nos lo quiten todo?  ¿Trabajamos juntos para construir el futuro que queremos?   ¿Vamos a la deriva?   ¿Nos sentimos perdidos?   ¿fingimos que todo va bien?   ¿nos cuidamos mutuamente? ¿Qué hacemos con todas nuestras dudas y miedos?                                                     Las respuestas sólo las poseemos nosotros . Cada uno tiene su modelo, que es sólo orientativo, como un mapa para ir al encuentro del amado.  Cuando surge un encuentro y decidimos comenzar el camino, recordemos que no hay camino sólo de rosas, también hay espinas. No podemos controlar todo lo que pasa; surgen episodios que ni imaginábamos, afloran recuerdos de heridas y corazón roto  qué creímos olvidados…  Pero ¿lo amamos?  ¿lo echamos de menos cuando no está a nuestro lado?    No hay nada que no podamos resolver juntos. No somos perfectos pero no significa que no merezcamos ser amados con todas nuestras virtudes y todas nuestras deficiencias. No importa si no sabemos cómo construir una relación feliz y duradera, pero podemos intentarlo, hacer la composición poniendo notas y borrando,  hasta conseguir la melodía amar tanto como nos aman. Persistamos edificando juntos a gusto, cuidando uno del otro, disponiendo acuerdos , uniendo  similitudes, colocando nuestras diferencias en un punto común, ofreciendo una motivación cada día, detectando nuevas causas de amor en el otro, regalando novedades, pequeños detalles importantes que no  queremos perder, produciendo interés y diversión  para conseguir lo que buscamos, juntos.     Somos fuertes y nos puede salir bien si nos empeñamos,   pasando por nuevos comienzos y nuevos finales, siempre disfrutando  uno con otro.                                                                Comprometámonos  libremente con nosotros mismos y con el otro  a,  amarnos cada día lo mejor posible                                                                                                                                                                                                              Elsa Barber

   

 

Llámanos